Películas que adoramos y que nadie recuerda: La Aldea

HOME / Cine / PUBLICACIÓN / Películas que adoramos y que nadie recuerda: La Aldea

Cine

Películas que adoramos y que nadie recuerda: La Aldea

Se nos viene la Night.

 

  • LA ALDEA (THE VILLAGE, 2004)

Dirigida por M Night Shyamalan. 

Con Bryce Dallas Howard, Joaquin Phoenix, Adrien Brody, William Hurt, Sigourney Weaver, Brendan Gleeson, Celia Weston, Judy Greer, Michael Pitt, Jesse Eisenberg. 

 

Manoj Night Shyamalan nació en la India y creció en Filadelfia. Sus padres son médicos y creyeron que su hijo iba a seguir el mismo camino. Pero no, Shyamalan resultó ser un fanático del cine y terminó dirigiendo films que fueron desde la ignota Más Astuto Que Nunca (Wide Awake, 1998) hasta títulos muy exitosos como Sexto Sentido (The Sixth Sense, 1999), El Protegido (Unbreakable, 2000) y Señales (Signs, 2002). A partir de ese momento su carrera pareció volverse más errática. Le siguieron fracasos de taquilla y critica cada vez más notorios con La Aldea (The Village, 2004), La Dama En El Agua (Lady In The Water, 2006), El Fin De Los Tiempos (The Happening, 2008), El Ultimo Maestro Del Aire (The Last Airbender, 2010) y Después De La Tierra (After Earth, 2013). Le tomó más de una década recuperar su imagen como un cineasta hábil y fue gracias dos proyectos de bajo presupuesto: Los Huéspedes (The Visit, 2015) y muy especialmente Fragmentado (Split, 2016). 

Muchos de sus largometrajes tienen algo en común: finales sorpresa que re-significan el resto de la película. El problema es que Night (como lo llaman todos) fue durante años un prisionero de su propio éxito, un tipo atrapado por su propia formula. Todos esperaban (y quizás esperan) un final sorprendente, y Shyamalan está obligado a darlo. Por eso nos gusta uno de sus films menos releídos, La Aldea (The Village), que cuenta la historia de un grupo aislado del mundo que construye un poblado para huir de la violencia exterior. Allí existe un pacto entre los pobladores y unas misteriosas criaturas que residen en los bosques cercanos. La gente no penetra en los bosques, las criaturas no visitan la aldea. Este pacto tiene años, pero un día Lucius Hunt (Joaquin Phoenix) decide cruzar más allá. Y las criaturas empiezan a demostrar su poder, haciendo que los líderes del pueblo (incluyendo William Hurt y Sigourney Weaver) tengan que enfrentar sus demonios ocultos. Shyamalan usa el argumento para trazar un inteligente paralelismo entre este poblado y los Estados Unidos de la era Bush: un pueblo aislado donde el mal está afuera, el miedo es un mecanismo de control, los líderes no dudan de sus errores y el jefe vive en una casa blanca. Como siempre, abundan los sustos, el clima ominoso, una forma casi naturalista de narrar, unas imágenes llamativas y referencias a la literatura gótica. La trampa para Shyamalan resultó ser esa necesidad de un final sorprendente, algo que en este film no termina nunca de sumar demasiado.

Compartir contenido




Relacionados Cine

Relacionados Tv


Revista - La Cosa Cine  

¡ Suscríbete a la revista formato digital y recibila en tus dispositivos móviles !

Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image