La fórmula del suspenso perfecto, según Alfred Hitchcock

HOME / Cine / PUBLICACIÓN / La fórmula del suspenso perfecto, según Alfred Hitchcock

Cine

La fórmula del suspenso perfecto, según Alfred Hitchcock

No sólo era un genio, sino que también fue un generoso maestro de cine.

Es el aniversario de nacimiento de Alfred Hitchcock, uno de los nombres más reconocidos de la historia del cine. Aunque no hayas visto ni una película del gordo (tranqui, tu secreto está a salvo con nosotros, no estamos para juzgar), sabés quién es y más o menos qué hizo por el séptimo arte. 

Uno de los títulos que por lo general acompaña su nombre es "maestro del suspenso", y claro, no es accidente. El tipo definió las convenciones de las que se nutriría el género por los próximos sesenta años (y contando). Especialmente, se lo destaca por dos elementos: la construcción de la tensión y el haber hecho popular el término macguffin. Lo que muchas veces no se dice de Alfred es que era un tipo muy generoso a la hora de compartir su experiencia, y sobre eso es que vamos a hacer foco para homenajearlo en esta ocasión.

Ya mega consagrado, fue uno de los realizadores que más cerca de las universidades e institutos de cine estuvo, dando seminarios y charlas varias. Vamos a recordar una en particular, frente al AFI, en la que explica cómo se construye el suspenso en una escena, dando un ejemplo claro y conciso. Si quieren escucharlo de la boca del maestro, pueden ir directo al video de más abajo. Para los demás, les explicamos.

Según Hitch, hay varias maneras de encontrar suspenso en una situación. Por ejemplo, si en una habitación hay un grupo de hombres hablando de baseball durante cinco segundos, y de repente descubren una bomba que está por explotar, sólo tienes diez segundos de suspenso para la audiencia. Ahora, si a esa misma escena le damos de apertura la información al público que hay una bomba bajo la mesa de esa discusión, todo se vuelve más atrapante. Mientras estos tipos hablan de baseball, nosotros vamos a estar pendientes de esa inminente explosión. Detalle final: nunca hacer que la bomba explote, porque el público se te va a enojar por no darle un momento de alivio. "En los últimos segundos, deben encontrar la bomba y arrojarla por la ventana. En el momento justo del suspenso", dice el maestro.

 

Compartir contenido




Revista - La Cosa Cine  

¡ Suscríbete a la revista formato digital y recibila en tus dispositivos móbiles !

Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image