HACE 30 AÑOS SE ESTRENABA NACIDO PARA MATAR

HOME / Hoy en la historia del cine / PUBLICACIÓN / HACE 30 AÑOS SE ESTRENABA NACIDO PARA MATAR

Hoy en la historia del cine

HACE 30 AÑOS SE ESTRENABA NACIDO PARA MATAR

La obra maestra más incomprendida de Stanley Kubrick.

Se resistía a las sinopsis. No solo lo ponían fastidioso, lo estremecían. Stanley Kubrick trabajaba tanto tiempo en sus películas que se inflaba de odio cuando un productor o un periodista le pedía una suerte de resumen. “¿Qué quisiste decir?”, no era una duda, era un puñal que se clavaba en su ego. Por ese motivo, aunque el entrevistador de turno se afilara para la ocasión, él nunca se dejó persuadir para conceptualizar su propia obra porque lo consideraba una verdadera ofensa. ¿El motivo? Sus films siempre ofrecieron más preguntas que respuestas.

“Es una historia sobre la dualidad del hombre y la duplicidad de los gobiernos”, le dijo con ironía a Tim Cahill de la Rolling Stone cuando intentó que definiera Nacido para Matar (Full Metal Jacket, 1987). En esa frase, Kubrick se limitó a repetir una línea del protagonista que llevaba en su casco la frase “born to killer” y un pin con el símbolo de la paz en el pecho. Para él, esta joya que se estrenó un día como hoy hace 30 años no se limitaba a una premisa. En todo caso fue una reflexión sobre la alienación que produce la guerra  y un manifiesto antibelicista de 120 minutos.  

Como solía hacer en la previa de cada uno de sus trabajos, el cineasta le había dedicado mucho tiempo a encontrar una novela que lo maravillara. Aunque su idea era rodar algo sobre el Holocausto, cambió de opinión cuando llegó a sus manos The Short-Timers, un relato en primera persona del marine  Gustav Hasford sobre sus experiencias en la Guerra de Vietnam. Para el  guión, SK contó con la ayuda de Michael Herr, figura célebre del “nuevo periodismo”, y el mismo Hasford, a quien el realizador decidió expulsar a mitad del proceso durante una cena en su casa.  

A diferencia de otras de sus obras maestras, el film protagonizado genialmente por Matthew Modine, Vincent D'Onofrio y R. Lee Ermey no tuvo el beneplácito unánime de los grandes medios. Incluso, algunos kubrickianos como Roger Ebert consideraron que la producción había llegado tarde como para provocar un impacto similar al de Pelotón (Platoon, 1986), Apocalypse Now (1979) o El Francotirador (The Deer Hunter, 1978). Sin embargo, como todo lo que haya realizado el maestro neoyorquino, esta genialidad sigue tomando mayor valor con el paso del tiempo. Nacido para Matar te invita a verla desde otra perspectiva cada vez que la miras.

Compartir contenido




Revista - La Cosa Cine  

¡ Suscríbete a la revista formato digital y recibila en tus dispositivos móbiles !

Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image