Hace 30 años se estrenaba La Esperanza y La Gloria

HOME / Hoy en la historia del cine / PUBLICACIÓN / Hace 30 años se estrenaba La Esperanza y La Gloria

Hoy en la historia del cine

Hace 30 años se estrenaba La Esperanza y La Gloria

Una visión muy especial de los horrores de la guerra.

La exageración forma parte de la niñez. Todo lo vemos grandioso, desconocido y ni siquiera comprendemos el entorno adulto de algunas situaciones. De grandes, podemos volver a esos recuerdos y revivirlos con aquellos ojos. Así los vivimos, desde el asombro y la ingenuidad, y así los sostenemos. Por ese motivo, John Boorman cuando removió su infancia en las afueras de Londres durante los bombardeos nazis entre 1940 y 1941, el género que exploró fue la aventura/comedia y no el bélico. Ojo, las atrocidades siguen siendo atrocidades, pero la narración de La Esperanza y la Gloria (Hope and Glory, 1987) tiene un sentido lúdico impensado.

Para muchos, el defecto de esta visión infantil fue la sensación de estar frente a una serie de anécdotas sin un hilo conductor claro y una representación de los hechos muy alejada de lo que realmente sucedió. Sin embargo, ese era el encanto de la producción; el cineasta nunca quiso ser fiel a los historiadores sino a su propia experiencia preadolescente, lo cual también justifica como ha caricaturizado a su propia familia –la sobreactuación parece adrede-. “Me tomó años antes de que pudiera abrir mi corazón con este tipo de honestidad. Recién ahora tengo la confianza para demostrar mis emociones en el cine”, reconoció Boorman.

La Esperanza y la Gloria se estrenó un día como hoy, pero el lanzamiento no fue muy alentador. A los problemas de financiación, los cuales se habían sustentado un poco cuando varias productoras europeas la compraron para distribuirla, se sumó que David Puttnam, el capo de Columbia que bancó el proyecto, fue despedido y la publicidad brilló por su ausencia. Sin embargo, el film se volvió el favorito de la crítica y, tras cinco nominaciones a los Oscar ®, 400 salas se encargaron de reestrenarla en los Estados Unidos. Más allá de todo el reconocimiento obtenido, Boorman admitió que lo más gratificante fue sentir que, al igual que él mismo, su creación había logrado ser una “sobreviviente”.

Compartir contenido




Revista - La Cosa Cine  

¡ Suscríbete a la revista formato digital y recibila en tus dispositivos móviles !

Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image