Hace 15 años se estrenaba La Llamada

HOME / Hoy en la historia del cine / PUBLICACIÓN / Hace 15 años se estrenaba La Llamada

Hoy en la historia del cine

Hace 15 años se estrenaba La Llamada

J-Horror según Hollywood

Wes Craven decidió sepultar la fórmula del “killer-mata-teens” en Scream, Vigila Quién Llama (Scream, 1996). El maestro se rió de sus propias creaciones y determinó el ocaso de los slashers convencionales. Aunque amáramos a esos íconos con machetes, garras metálicas o motosierras, cada nueva (e innumerable) secuela se limitaba a una repetición de los viejos trucos o a una sana auto-parodia. ¿El problema? El miedo ya ni siquiera se asomaba…

Sin esos ases bajo la manga con los que se invertía poco y se recaudaba mucho, los grandes estudios comenzaron a pensar cómo reflotar el género. En muchos casos, tras el suceso de Sexto Sentido (The Sixth Sense, 1999), el terror mutó en gran medida hacia el thriller psicológico, pero todavía faltaba una nueva ola que ofreciera garantías en la taquilla. Para eso fue necesario apropiarse del J-Horror,  una corriente del otro lado del mundo.

Desde Dreamworks no tardaron en darse cuenta que en occidente había un VHS oriental que se había convertido en un fenómeno de culto: El Círculo (Ringu, 1998). Este film dirigido por Hideo Nakata conducía a un clímax inédito entre las producciones hollywoodenses, y la compañía de Steven Spielberg no iba perderse el negocio. Rápidamente, Ehren Kruger comenzó a adaptar la historia y Gore Verbinski fue elegido como director.  

La decisión más interesante del cineasta a cargo fue evitar la linealidad narrativa que solían tener las películas de terror más industriales. Consciente que nuestra cabeza puede disparar a lugares más perversos que cualquier explicación visual o verbal, Verbinski mantuvo el relato desarticulado  para que nosotros llenáramos los baches. “El truco funcionó para mantenerlos atentos, aunque, tal vez, sintieron que faltó una conclusión y les costó digerirlo”, comentó.

La Llamada (The Ring, 2002) se estrenó un día como hoy hace 15 años después de una campaña de prensa muy ingeniosa en la que se repartió la “cinta maldita” en eventos, redacciones y salas de cine. Sin embargo, más allá de todo el marketing detrás, la propuesta funcionaba por sí sola por el magnetismo de Naomi Watts como una madre desesperada y el respeto a todo lo siniestro que volvió a la versión japonesa en un título que trascendió fronteras.

Como consecuencia inevitable de los 250 millones de dólares que recaudó a nivel mundial, una secuela menos sorprendente no tardó en llegar y varias producciones posteriores que se apropiaron de los espíritus nipones tuvieron buena repercusión en las boleterías. Pero nada logró aterrorizarnos tanto como la primera vez que vimos a Samara haciendo lo mismo que cualquier otro chico/a: tratar de llamar la atención (aunque se le haya ido un poco la mano).

Compartir contenido




Revista - La Cosa Cine  

¡ Suscríbete a la revista formato digital y recibila en tus dispositivos móviles !

Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image