Hace 15 años se estrenaba Exterminio

HOME / Hoy en la historia del cine / PUBLICACIÓN / Hace 15 años se estrenaba Exterminio

Hoy en la historia del cine

Hace 15 años se estrenaba Exterminio

El film que renovó el cine de zombies.

Cansado de las presiones de un gran estudio y las críticas desmesuradas, Danny Boyle decidió afrontar un proyecto alejado de todo lo que había realizado hasta el momento. En busca de ese aire renovador que lo liberara de la tensión que vivió tras el “fracaso” de La Playa (The Beach, 2000), el cineasta británico aceptó colaborar con el escritor Alex Garland para explorar el cine de zombies. Conscientes de lo sobreexplotada que estaba la fómula, ambos resolvieron prescindir de las bases que había instituido George A. Romero. Nada de guerras nucleares ni lentos comesesos.

Desde un principio, la intención de la dupla creativa fue que su escenario post apocalíptico sirviera para reflejar la rabia social que se veía en las grandes ciudades y reafirmar que “el hombre es el lobo del hombre”. Por ese motivo, la población afectada por el virus se parecería mucho a cualquier persona enojada y fuera de sus cabales (como si estuvieran poseídos por una suerte de “ira de carretera” permanente). Además, el simple hecho de exponer una pandemia les pareció ideal para representar la paranoia global tras distintas epidemias como la del Ébola y el Marburgo.

Para conseguir un mayor realismo, Boyle consideró que lo más efectivo sería filmar con cámaras digitales. Las facilidades de este formato le permitieron aprovechar al máximo los momentos que se le concedieron para registrar a una Londres desolada. Pero la tarea no fue para nada sencilla porque el equipo debía ser muy efectivo para trabajar dentro de las dos horas en que las autoridades restringían el tránsito para facilitar el rodaje. Por ejemplo, después de una jornada de grabación en la autopista M1, solo un minuto pudo ser utilizado en el metraje final.

Finalmente, Exterminio (28 Days Later, 2002) se estrenó un día como hoy hace 15 años y se convirtió en un hit inesperado. Con apenas un presupuesto de 8 millones de dólares, el film recaudó más de 82 millones de dólares a nivel mundial y los críticos volvieron a rendirse ante el cineasta que habían destrozado por llevar a Leo DiCaprio a un paraíso tailandés. Por su parte, Danny Boyle no solo consiguió esa bocanada de aire fresco que necesitaba sino que le dió un poco de frescura a un subgénero que no se animaba a salir de su zona de confort.

 

Compartir contenido




Revista - La Cosa Cine  

¡ Suscríbete a la revista formato digital y recibila en tus dispositivos móviles !

Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image