MAKING A MURDERER: CULPABLE O CULPABLE

HOME / Sobredosis de Tv / PUBLICACIÓN / MAKING A MURDERER: CULPABLE O CULPABLE

Sobredosis de Tv

MAKING A MURDERER: CULPABLE O CULPABLE

En las manos de la "justicia".

No sorprende, pero duele. Miles de personas inocentes están presas por falta de un juicio justo o causas armadas. Las fuerzas de seguridad, el sistema penal y el poder judicial conforman un engranaje demasiado sucio y el concepto del “perejil” no es ninguna zoncera en gran parte del mundo. Cuando Moira Demos y Laura Ricciardi, dos estudiantes de cine de la Universidad de Columbia, se toparon con un artículo en The New York Times que les permitiría retratar toda esa mugre detrás de la “justicia”, no dudaron y se aventuraron a una producción que ha tenido un éxito inesperado.

Desde el vamos, Making a Murderer era un proyecto con aires de A Sangre Fría (In Cold Blood) que encajaba a la perfección en HBO, pero la cadena no apostó por su financiamiento como sí lo había hecho con The Jinx (2015) y la trilogía Paradise Lost. Sorprendentemente, Netflix sí se interesó en esta serie/documental que mostraría todas las adversidades a las que se enfrentó Steven Avery: un tipo que estuvo preso 18 años por un crimen que no cometió y, después de obtener su libertad, volvió a ser encarcelado por una causa que parecía tan armada como la de su anterior sentencia.

Por supuesto que la visión de las directoras es subjetiva y varios medios se han escandalizado por su posición “militante” y la omisión de varios hechos que podrían jugar en contra del protagonista. Sin embargo, más allá de su “línea editorial” definida, el mérito de Demos y Ricciardi es demostrar los papeles bochornosos de los medios de comunicación, la policía, la fiscalía y los jueces que hacen lo imposible con tal de cuidar su culo. Desde ya, si todavía no la vieron, les advertimos que la experiencia es devastadora y la impotencia te carcome durante todo su visionado.

CREADORES: Moira Demos y Laura Ricciardi

¿DE QUÉ LA VA? A los 23 años, Steven Avery fue condenado por el ataque sexual e intento de asesinato de Penny Beerntsen y pasó 18 años en prisión. Al encontrar el ADN del verdadero criminal, él consiguió ser exonerado y comenzó una demanda por 36 millones de dólares contra el estado de Wisconsin. Sin embargo, no podría rehacer su vida porque el cadáver de una mujer aparecería en su propiedad al poco tiempo y volvería a estar en el ojo de la tormenta.

A través de testimonios, evidencias, grabaciones del juicio y la palabra de los abogados, el documental nos permite ver que su segunda estadía en la cárcel podría haber sido una nueva maniobra de un sistema corrupto y revanchista. Otra vez, la balanza de la justicia parece inclinada y Steven Avery será culpable hasta que se demuestre lo contrario (aunque ni siquiera eso parecería ser suficiente).

PRIMERA TEMPORADA: 10 episodios

Compartir contenido




Revista - La Cosa Cine  

¡ Suscríbete a la revista formato digital y recibila en tus dispositivos móviles !

Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image