LOS SUPERAMIGOS: HEROES DE LA INOCENCIA

HOME / Sobredosis de Tv / PUBLICACIÓN / LOS SUPERAMIGOS: HEROES DE LA INOCENCIA

Sobredosis de Tv

LOS SUPERAMIGOS: HEROES DE LA INOCENCIA

La Liga de la Justicia según Hannah-Barbera.

A comienzo de los sesenta, las dos grandes editoriales reunieron a sus personajes más populares en dos equipos triunfales: Liga de la Justicia y Avengers. Una década después, viendo el buen resultado comercial de ambas publicaciones, Hanna-Barbera no dudó en repetir la fórmula cuando adquirió los derechos para realizar las series animadas de DC. No importa cuán ñoño hayan sido Los Superamigos (Super Friends), la nostalgia y el sabor kitsch de ver a todos esos héroes y villanos legendarios no puede resultarnos más gratificante.

Curiosamente, cuando se lanzó, en 1973, la serie no estuvo la altura de las expectativas y ABC no ordenó otra temporada. Eso sí, volvieron a emitir hasta el hartazgo las 16 aventuras del team conformado por Superman, Wonder Woman, Aquaman, Batman y Robin que ya tenían en su haber. Cuatro años después, gracias al buen andar de las repeticiones y el éxito de las producciones con tipos con poderes que había al aire,  el canal reflotó el show con incorporaciones “memorables” como los muy “activos” Gemelos Fantásticos.

Con interrupciones, segmentos repetidos dentro de los episodios nuevos, cambios de títulos, y muchas animaciones “perdidas” a principio de los ´80 como consecuencia de una huelga de guionistas, el show logró mantenerse al aire hasta 1986. Justamente, esa última etapa titulada The Super Powers Team: Galactic Guardians fue la que presentó algunas historias copadas como la inclusión de Darkseid, quien se ponía baboso con Dana Prince-. Además, esta fue la época que salieron los geniales muñecos articulados de Kenner que si revolvés algún canasto empolvado de tu casa, tal vez, encuentres alguno despintado sin un bracito o piecito.

A la distancia, el show se mantiene como un entretenimiento naif en el que primaban las moralejas sobre cuidar el medioambiente, entre otras bajaditas de línea, y como un ejemplo sobre la diversidad más forzada del mundo –¡el Dorado!-. Seguramente, mientras leías esta nota, en tu cabeza sonaban frases como “mientras tanto en el cuartel de la Legión del Mal” o “segundos más tarde en el Salón de la Justicia”. Esa voz en over y su típica animación, quieras o no, se mantienen vivas adentro nuestro. Cantidad no es sinónimo de calidad, pero qué lindo era (y es) ver a todos juntos.

Compartir contenido




Revista - La Cosa Cine  

¡ Suscríbete a la revista formato digital y recibila en tus dispositivos móviles !

Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image