ALEX DE LA IGLESIA: HUMOR NEGRO Y DELIRIO

HOME / Tres Imprescindibles / PUBLICACIÓN / ALEX DE LA IGLESIA: HUMOR NEGRO Y DELIRIO

Tres Imprescindibles

ALEX DE LA IGLESIA: HUMOR NEGRO Y DELIRIO

Tres películas del maestro de la exageración sin pudor para el bizarro.

Acción Mutante tomó por sorpresa al cine español con una historia y un estilo que celebraba lo raro. Como sus personajes, el director Álex de la Iglesia había llegado para destrozar todo lo establecido. Humor negro, gore berreta, y un amor descarado por el género fantástico, lo convirtieron en uno de esos cineastas cuyas primeras producciones se convierten en películas de culto al instante.

De la Iglesia estudió filosofía y reconoce que su bagaje académico lo obliga a ser poco certero en cuestiones profundas porque todo le dispara preguntas. Sin embargo, muchos de sus trabajos han logrado retratar con acidez a la idiosincrasia y las miserias de la clase media europea, la cultura del consumo y lo frustrante de aquellos que viven de las apariencias. Todo con un estilo donde el buen gusto nunca es una prioridad.   

Como autor ha repetido sus recursos –algo por lo que se ha vuelto blanco fácil para sus detractores- y sus últimas producciones han perdido el factor sorpresa, pero los incondicionales y los recién llegados encontrarán momentos muy gratificantes en films como Las Brujas de Zugarramurdi (2013) y Mi Gran Noche (2015). Acá le dedicamos unas líneas a estos tres peliculones del realizador bilbaíno.

El Día de la Bestia (1995)

El inminente nacimiento del anticristo en Madrid sirvió para que el realizador desplegara todas sus armas: escenas de acción al palo, grandes diálogos, música heavy, personajes sin sentido del ridículo y una crítica genial a las instituciones religiosas. Además, el director nos presentó por primera vez a Santiago Segura, quien se convertiría en uno de sus actores de cabecera y otro nombre clave en la renovación (irreverente) del cine español.

La Comunidad (2000)

Pocas veces las carcajadas de los espectadores fueron tan maliciosas. Cada hijaputez que hace Julia (Carmen Maura) para quedarse con 300 millones que encuentra en un departamento, no solo dispara frases tremendas sino momentos de un humor físico espectacular. De la Iglesia rinde tributo a Hitchcock todo el metraje, homenajea a la cultura pop (¡glorioso Darth Vader!) y construye una historia de héroes y villanos en una vecindad delirante.

Balada Triste de Trompeta (2010)

De la Iglesia potencia todos sus fetiches en este experimento brutal que quizás sea su producción más arriesgada desde lo técnico y lo argumentativo hasta la fecha. En su crítica a las dos facciones de la guerra civil española, a través de unos payasos que pelean por el amor de una trapecista, todo es grotesco, pasado de rosca y visualmente atrapante. A decir verdad, te puede maravillar o resultar despreciable. Para nosotros, el director arriesga y gana.

Compartir contenido




Revista - La Cosa Cine  

¡ Suscríbete a la revista formato digital y recibila en tus dispositivos móviles !

Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image