CLINT EASTWOOD: CLASICO Y MODERNO

HOME / Tres Imprescindibles / PUBLICACIÓN / CLINT EASTWOOD: CLASICO Y MODERNO

Tres Imprescindibles

CLINT EASTWOOD: CLASICO Y MODERNO

La vieja escuela que siempre se mantiene presente.

Después de convertirse en una estrella de la mano de Sergio Leone y su Trilogía del Dólar, Clint Eastwood demostró ser un excelente narrador en Obsesión Mortal (Play Misty for Me, 1971) y La Venganza del Muerto (High Plains Drifter, 1973). De ahí en más, salvo contadas excepciones, todas sus películas como realizador suelen tener condiciones que siempre agradecen los espectadores: buen gusto y emoción. Sí, aunque el viejo cineasta suela poner cara de pocos amigos no existen muchos directores con tanta sensibilidad y maestría para contarnos una historia.

Se suele decir que es un sobreviviente del viejo Hollywood, pero lo más justo sería decir que es uno de los primeros modernos. Su cine se destaca por construir relaciones fuertes entre sus personajes sin perder ritmo y eligiendo el momento correcto para cada una de sus emociones. Además, y no es una virtud menor, Clint tiene la habilidad de sacar los mejor de sus actores algo de lo que sacaron rédito nombres como Forest Whitaker en Bird (1988), Kevin Costner en Un Mundo Perfecto (A Perfect World, 1993) y todo el reparto de Río Místico (Mystic River, 2003).

Aunque muchas de sus películas no vayan de la mano con su reaccionaria manera de vivir y pensar (les recomendamos la biografía no autorizada que escribió Patrick McGilligan), no podemos negar que el tipo que brilló como el Hombre sin Nombre o Harry, el Sucio (Dirty Harry, 1971) es uno de los grandes de la historia delante de la cámara y ocupando la silla de director. Por ese motivo, les recomendamos estos tres títulos imprescindibles de su extensa filmografía y esperamos que nos digan cuáles son los que elegirían ustedes.  

Los Imperdonables (Unforgiven, 1992)

A casi 25 años de su llegada a los cines, la venganza de Bill Munny sigue siendo no solo lo mejor del realizador sino una obra maestra total que se resignifica constantemente por su influencia en el cine actual (¡Logan (2016)!). Si bien ha habido grandes western en los últimos tiempos, la fuerza de sus imágenes, la calidad de sus actuaciones y el hermoso pesimismo que flota durante todo el metraje le han dado ese estatus de “film definitivo”.  

Million Dollar Baby (2004)

Pocas películas pueden presumir del buen tacto para sus golpes bajísimos como esta cinta que se encuentra entre los grandes clásicos del boxeo en el cine. Eastwood arranca contando una historia de auto superación magnifica para después cambiar el rumbo por completo y reflejar el momento en el que una persona decide tirar la toalla para siempre. Ya le dijimos lo bueno que es dirigiendo actores y en este caso la performance de Hilary Swank como una soñadora que busca la gloria es tremendo. Polémica, efectiva y emocionante.

Gran Torino  (2008)

No es casual que esta sea la última película que dirigió y protagonizó. El realizador parece hacer un ajuste de cuentas consigo mismo y nos presenta la historia de un conservador que aprende a tolerar (y hasta apreciar) a quienes considera que arruinaron la “american life”. A diferencia de sus años dorados como actor en los que convirtió sus debilidades interpretativas en su sello característico, en esta oportunidad es difícil no pensar que todo lo que sale de la boca de Walt Kowalski no es lo más genuino que hizo Clint frente a una cámara.

Compartir contenido




Revista - La Cosa Cine  

¡ Suscríbete a la revista formato digital y recibila en tus dispositivos móviles !

Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image