MILOS FORMAN: LA SENSIBILIDAD EN SU PUNTO JUSTO

HOME / Tres Imprescindibles / PUBLICACIÓN / MILOS FORMAN: LA SENSIBILIDAD EN SU PUNTO JUSTO

Tres Imprescindibles

MILOS FORMAN: LA SENSIBILIDAD EN SU PUNTO JUSTO

Elegimos nuestras favoritas de uno de los directores más premiados.

A pesar de lo injusta que ha sido su infancia, Milos Forman nunca se ensañó con la vida. Después que su madre muriera en Auschwitz y su padre en Buchenwald, el checo asegura que desarrolló una sensibilidad muy especial al ser recibido por distintas familias. Ni siquiera se enfureció cuando se enteró que su verdadero progenitor era un arquitecto judío que se vio obligado a refugiarse en Sudamérica y no tenía interés en conocerlo. Según sus propias palabras, ir de casa en casa, analizar todo el tiempo a nuevas personas y hacer todo lo posible para caerles bien fueron las cosas que le dieron una mirada especial para entender el cine y el teatro.

Su carrera comenzó como uno de los nombres más célebres del movimiento que se conoció como Nova Vlná. Más allá de la excelente repercusión de Pedro, el Negro (Cerný Petr, 1964), Los Amores de una Rubia (Lásky jedné plavovlásky, 1965) y Al Fuego Bomberos (Horí, má panenko, 1967), el estudio lo despidió por encontrarse negociando “ilegalmente” su nuevo film en Paris. Ya en Nueva York, Universal lo contrató inmediatamente, pero le soltó la mano tras el fracaso de Búsqueda Insaciable (Taking Off, 1971). Su suerte cambió por completo cuando Michael Douglas le propuso dirigir Atrapado sin Salida (One Flew Over the Cuckoo's Nest, 1975).

Aunque su filmografía en suelo norteamericano no siempre ha mantenido el nivel de Hair (1979) o Ragtime, Tiempo de Injusticia (Ragtime, 1981), algunos de sus títulos menos valorados como El Mundo de Andy (Man on the Moon, 1999) y Larry Flint - El Nombre del Escándalo (The People vs. Larry Flynt, 1996) son producciones apasionantes. Acá elegimos nuestros films favoritos de un tipo que ha sido reconocido por maestros como Stanley Kubrick o Alejandro González Iñárritu por su maestría visual y su sensibilidad como narrador.

Los Amores de una Rubia (Lásky jedné plavovlásky, 1965)

Si vienen leyendo esta sección, ya habrán notado nuestra devoción por aquellas historias que se centran en el salto de la adolescencia a la adultez. Mientras nos muestra las desilusiones de una joven de clase obrera en la Checoslovaquia socialista, este film retrata de manera brillante esas experiencias por las que ha pasado todo el mundo: la incertidumbre de un grupo de amigas que esperan que actúe un grupo de galanes torpes, el nerviosismo que invade a cualquiera en sus primeras experiencias sexuales y la sensación de haber encontrado a la persona correcta.

Atrapado sin Salida (One Flew Over the Cuckoo's Nest, 1975)

Una historia con tantos golpes bajos siempre es un arma de doble filo. Por suerte, el libro de Ken Kesey cayó en las manos indicadas porque Milos Forman se encargó de que todas las situaciones se desarrollaran de una manera fluida y nunca pareciese un telefilm lacrimógeno. En tanto, Jack Nicholson ofreció uno de los mejores interpretación –eso ya es muchísimo decir- en la piel de un rebelde de buen corazón que nos invita a pensar que mejor es ser felices que cuerdos. Al día de hoy se mantiene vigente como una crítica a la rigurosidad de los institutos psiquiátricos.

Amadeus (1984)

No vamos a meternos con todas sus controversias históricas porque esta adaptación de la obra de Peter Shaffer nunca se concibió como algo basado en hechos reales. Durante su metraje, Forman tiene la virtud de reflejar la delgada línea que puede transformar la admiración en envidia. ¿Por qué un tipo tan vulgar como Mozart tiene el don de tocar música divina? Se pregunta Salieri, quien arruina su propia existencia mientras obstruye el inevitable camino hacia la gloria de su colega. Como film de época es perfecto y como retrato de un genio creativo es impresionante.

Compartir contenido




Relacionados Cine


Sobredosis de Tv

Hoy cumple años

Hoy en la historia del cine

Tres Imprescindibles


Revista - La Cosa Cine  

¡ Suscríbete a la revista formato digital y recibila en tus dispositivos móviles !

Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image