Harold Ramis: Maestro de maestros

HOME / Tres Imprescindibles / PUBLICACIÓN / Harold Ramis: Maestro de maestros

Tres Imprescindibles

Harold Ramis: Maestro de maestros

Un genio que revitalizó la comedia estadounidense

“Cuando tenía 15 años, lo entrevisté para la estación de radio que teníamos en la escuela secundaria. Él era la persona que yo quería ser”, dijo Judd Apatow sobre Harold Ramis. El comentario describe muy bien el valor que el actor, director y guionista tuvo para la generación que creció con sus films. Muchos comediantes descubrieron cuál sería su futuro después de ver genialidades como El Pelotón Chiflado (Stripes, 1981), Vacaciones (National Lampoon's Vacation, 1983) o Los Cazafantasmas (Ghostbusters, 1984).

A pesar de su influencia y trascendencia, el valor del trabajo de Ramis no reside exclusivamente en su legado: todos sus colegas coinciden que ha sido un maestro incluso para sus contemporáneos. Después de su muerte el 24 de febrero de 2014, aliados suyos en aquella mítica renovación del humor estadounidense a principio de los ´80 como Ivan Reitman, Bill Murray, Steve Martin y Dan Aykroyd, afirmaron que estar un rato junto a él ya significaba todo un aprendizaje.

Quizás algunos solo lo reconozcan como el cazafantasmas más nerdo, pero Ramis también ha sido el encargado de regalarnos muchísimas carcajadas con su capacidad para convertir situaciones corrientes en una sucesión de gags con un humor tan absurdo como inteligente. Aquí elegimos tres títulos de su filmografía como director que realmente son imprescindibles. Salvo, que la risa no forme parte de tus prioridades…

Vacaciones (National Lampoon's Vacation, 1983)

Si tuviéramos que hacer un dream team de la comedia ochentosa no podrían faltar todos los involucrados en este clásico que atraviesa todos los estereotipos de la “American Life”. Ramis dirige sobre un guion escrito por el inmenso John Hughes, mientras que Chevy Chase saca a relucir todas sus mañas como el padre de una familia tipo. Los momentos disparatados se suceden con un timing endiablado y no importa cuántas veces veamos al protagonista dormido al volante, la escena nunca va a perder la efectividad.

Hechizo del Tiempo (Groundhog Day, 1993)

El día (re)comienza a las 6 am cuando en la alarma suena “I Got You Babe” de Sonny & Cher. Aunque esto se repita una y otra vez, el director logra que un bucle temporal sea el punto de partida de muchas secuencias icónicas. Entre sus virtudes se encuentran la fluidez para narrar una historia más compleja de lo que aparenta y el ingenio para esquivar la sensiblería en la redención del meteorólogo que interpreta Bill Murray. Según una encuesta inexistente, una de cada cinco personas tiene este film como uno de sus favoritos.

Mis Otros Yo (Multiplicity, 1996)

Esta es la elección más polémica de nuestro listado –otra candidata fue Analízame (Analyze This, 1999)-, pero nuestra nostalgia nos impedía dejar afuera semejante locura sobre la clonación. Aunque muchas veces las comedias se nutrieron de premisas de la ciencia ficción, pocas veces el resultado fue tan divertido como Michael Keaton en sus cuatro personajes –¡el doble loco es todo!-. En su momento, la crítica la maltrató porque exigió una suerte de "Hechizo del Tiempo 2”, así que creíamos necesario reivindicarla.

Compartir contenido




Revista - La Cosa Cine  

¡ Suscríbete a la revista formato digital y recibila en tus dispositivos móviles !

Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image